miércoles, 27 de junio de 2012

No es un chiste

No doy crédito, no es posible que un periodista que ha estado a pie de campo, siguiendo un encuentro tan decisivo, se equivoque al entrevistar a uno de los protagonistas del partido. Me da igual que sea lo más comentado o no en Twitter, pero no se le puede llamar "despiste" y mucho menos (considero que es lo más lamentable), permitirse el lujo de bromear sobre las consecuencias de ese fallo, la persona que ha cometido ese error. No, seamos serios. Considero que, al menos, por respeto a la audiencia, que registró un récord histórico en los penaltis y por los compañeros de profesión, debería de pedir disculpas sin más.
Errar es de humanos, por supuesto y hay que saber perdonar los fallos, pero la cuestión es ¿cuántos? Por otra parte no es posible realizar la pregunta equivocada de algo que se supone que has debido contemplar, (porque esa es la razón de que estés tan cerca del terreno de juego) ¿hace cuánto, quince minutos como mucho? En fin, que no es una cuestión de que te falle ni la memoria, ni el background.Y me da igual para los chascarrillos que dé la "anécdota", porque para mí no es un chiste pensar en la cantidad de compañeros que desearían haber sujetado ese micro y realizar la pregunta correcta a Iniesta.


Y lo más serio de todo esto: seguramente esa metedura de pata, ese lapsus, les hubiera costado o  una seria reprimenda de sus superiores, no cubrir la gran final o puede que incluso hasta su puesto. Y ya no se trata de machismo, es cuestión de estar bien preparado y de respetar la profesión.    

(Por cierto el vídeo ha sido retirado de Youtube pero puede verse en Vimeo. Este es el link http://vimeo.com/44839917  )

4 comentarios:

David Felipe Arranz dijo...

Esther:

Sabes que éste es un país de charanga y pandereta. La audiencia no está precisamente pendiente de la calidad o corrección de las preguntas que hace la susodicha, ni mucho menos de su profesionalidad, sino del morbo del romance erótico-festivo con el Gran Capitán. De hecho, a los españoles que daban botes ayer en el sofá del salón el periodismo de calidad les importa un pepino.

Pero como bien apuntas, ella no tiene la culpa de faltar a la profesionalidad periodística, sino el director de los informativos de Telecinco, Pedro Piqueras. Él también sabe que todo pasará y que la anécdota salva una preocupante realidad: el marketing está acabando con el periodismo de verdad.

Y así nos luce el pelo.

susan dijo...

Yo estaba como casi todo el mundo viendo el post partido, con mis ojeras, mis bostezos y mi niño pequeño con 40,1º de fiebre, y te aseguro que pensé que era yo que lo había escuchado mal. Pero no. Lo preguntó. ¿te hubiese gustado tirar uno de los penalties? Ojoplática y cariacontecida me quedé, y justamente pensé que seguramente habría chascarrillos hoy al respecto, y qué pena, porque otra menos mona, y menos maquillada y con un pelo menos sedoso, seguro que no hubiese hecho esa pregunta absurda, estúpida y que denota encima una falta de interés absoluta hacia el acontecimiento que ha mantenido en vilo a un país entero durante 120 minutos, y que ha hecho que casi todos olviden la prima de riesgo, y la prima del pueblo...
En fin, esta es la España de pandereta que encumbra a señoritas por su físico, su talla y sus ligues, y deja en la cola del inem a mentes privilegiadas, a inquiet@s deseosos de aportar cosas al periodismo - o a cualquier otra profesión, porque esto, señores, pasa en todas partes -.

La cara de "iniesta de mi vida" todo un poema.

Anónimo dijo...

La culpa la tiene quien la contrata. Se nota que no está formada, ni preparada para estar a pie de campo ni para hacer preguntas... Pero a Sara le están pegando palos por todos los lados y no es la única periodista que se equivoca. Pero a Sara por estar con quien está se la mira muuuucho más. Se están riendo de ella e incluso en Twitter la están insultando y ya está bien. Repito... la culpa la tiene quien la pone ahí. fdo: bihotz

Anónimo dijo...

Lo peor de todo, es que ella no pide disculpas por equivocarse... Lo que hace es acordarse de Twitter y de cómo la van a poner en esa red social!!! Está a otra cosa y no pone interés. Y a pie de campo dice perogrulladas pero la culpa la tienen los que están preguntándole!!! Cada pregunta más absurda aún (como decía josé maría garcía). Está pendiente de las críticas y debería estar pendiente de hacer bien su trabajo.