lunes, 26 de marzo de 2012

¡Felicidades, maestra!

Hoy quiero dedicar esta entrada a una persona especial que cumple años. Echando la vista atrás me he dado cuenta de que ya hace diez años que la conozco. Fue una de mis profesoras en los cursos de doctorado y al finalizarlos se convirtió en mi directora de tesis y hasta hoy.

Mi investigación doctoral, como la de casi todos los doctorandos que compaginan esta tarea con su desarrollo profesional, ha tenido altos y bajos y ella siempre ha estado ahí, concediéndome una palabra de ánimo para que no tirara la toalla. Y como decía mi abuela que de bien  nacidos es ser bien agradecidos,  siempre he cumplido esta máxima con respecto a ella. Su nombre figura en la dedicatoria de mi libro porque también me apoyó con ese proyecto, recomendándome que publicara con la editorial, Fragua, con la que finalmente vio la luz mi primera obra escrita.
Ahora que mi tesis doctoral está en la recta final también me ha dicho las palabras mágicas para seguir adelante: "ya queda poco" y en ellas pienso cuando sigo revisando índice, los puntos determinantes de la misma y pienso en la defensa.

Hace una semana que la vi y estaba revisando otra tesis. Es una trabajadora incansable, una buena profesora que mantiene la admiración y el interés por el trabajo de sus alumnos y además una excelente persona. Ahora ocupa un cargo importante en la Facultad de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, pero sigue igual que antes de ser jefa de departamento, que cuando lo fue, y además de periodista, profesora, doctora, es madre, esposa y una tierna y joven abuela moderna, adaptada a los tiempos, ahora obligada debido a la distancia , a conectarse por Skipe para ver a sus chicos, como ella cariñosamente les llama.
He escrito hoy sobre ella porque leí el otro día entre mis contactos de Facebook a alguien que recordaba que no debemos olvidarnos de personas que han sido importantes en nuestra formación y en definitiva en nuestras vidas y para mí María Jesús Casals lo ha sido y espero poder contar con su ejemplo y su amistad siempre. Felicidades y no cambies nunca.