martes, 8 de febrero de 2011

El libro de CNN+

 Hace ya tiempo que Francisco Basterra, el primer Director General de CNN+, me habló de un término que él mismo había inventado: "infolocos". Eran aquellas personas que tenían la necesidad de estar continuamente informados. Personas decía, que leen tres periódicos al día, que además no se conforman con oír sólo RNE, Onda Cero, sino que escuchan otras emisoras, que zapean en las tertulias, e incluso que de vez en cuando consultan un periódico internacional. Se trata de gente que necesita estar muy bien informado por su trabajo, que viaja mucho. Y a ese público estaba entregado en sus inicios CNN+, porque era un canal dentro de una plataforma de pago. Estar informados costaba dinero, los espectadores realizaban una inversión en la elección del paquete de la oferta televisiva que escogían. Se puede decir sin tapujos que pagaban por vernos, por estar informados.

Después,  con la llegada de la TDT otro público comenzó a descubrirnos, y esta vez gratis. Comenzaron nuevos programas, se apostó aún más por la información en directo, por el análisis. Se trataba, según Juan Pedro Valentín, el último Director de Informativos de CNN+, de fidelizar a la audiencia con programas más analíticos, de profundizar en temas de la actualidad.   El objetivo era conseguir que CNN+ no fuese un canal de transición para el espectador, que dejase de ser un canal de zapeo. Según un estudio de audiencias los que accedían al canal no se solían quedar más de un minuto de media.   Y no sin tesón y con apenas medios, logramos remontar el vuelo, conseguir pelear por la audiencia, con el directo y nuestra amplia experiencia como nuestra mejor baza; sin embargo no fue suficiente. Pero todo ese esfuerzo no quedará en el olvido. Esos "infolocos", esos a los que conseguimos "fidelizar" podrán descubrir, cómo fue nuestra aventura profesional en esos doce años de historia, de un periodismo que merece ser recordado.

1 comentario:

Vanesa Pierna dijo...

Me encanta!